Votación presupuesto

Mirá como rompen ¿después quién paga? Parte II

Opinión / Pensamientos

Diputados le había dado media sanción al presupuesto del año 2019, y el mismo subía a la cámara alta, requiriendo entonces la aprobación del senado.

– y, ¿cómo salió la votación? – me preguntó el viejo, que tenía por costumbre levantarse a media mañana, sin necesidad de madrugar en edad jubilatoria. Además, él sabía que me había quedado despierto viendo el debate en el senado.

– lo aprobaron – le respondí – cuarenta y cinco a veinticinco, y uno se lavó las manos.

– viste, viste – re reía – son todos iguales, era sabido que lo iban a aprobar.

– no, no son todos iguales, no hubo unanimidad en la votación.

– si, es verdad, pero los otros son todos del kirchnerismo. – me sonreía de modo ganador.

Lo miré con bronca, sinceramente, no sabía si irónicamente festejaba haber tenido razón en el resultado de la votación, o si se burlaba de todos los argumentos contrarios al presupuesto, o si era tan estúpido cómo para seguir apoyando semejante gobierno oficialista, que es lo equivalente a alimentarse con cianuro.

– bueno, no todos son del kirchnerismo, hay muchos pero no son todos.

– no importa, son todos iguales, todos ladrones.

Estaba cansado y tuve ganas de cruzarlo fuertemente, a nivel palabras y críticas, pero me calme, él no tenía toda la culpa, por mas que haya votado al actual gobierno, por mas que pertenezca a generaciones entregadas a los juegos y locuras del poder, almas sumisas y obedientes, por eso y por más, no tenía toda la culpa.

Horas después, cuando las protestas se difuminaron y las calles siguieron el ritmo de la vida, cuando cada senador se retiró a su mansión o Penthouse en la capital del país, horas después yo seguía pensando, con dolor de cabeza y un nudo en la garganta. ¿acaso luchar y protestar no sirve?

Pienso que siempre servirá romper y quejarse cuánto sea necesario frente a las injusticias y las desigualdades de cualquier índole, ahora, la corrección, la vuelta de rosca de la lucha incansable, debemos perfeccionarla con el retorno constante hacia la memoria, y jamas olvidar quienes son los representantes y lo mas importante no olvidar la madera balsa con la que estan hechos la mayoría, recordar sus transes y acuerdos políticos dejando en el olvido el votante que representan y preocupandose por no perderle la costumbre a esa calurosa y cómoda banca honorífica del senado, no olvidar sus nombres cuando se acerquen por conveniencia, repeler su apoyo no por venganza sino por integridad. Integridad que el peronismo nunca encontró, integridad que cambiemos fingió, e integridad de la cual el kirchenerismo siempre se olvidó, no dejemos nunca de perseguir a los empleados del pueblo.

No olvidar en el futuro los engaños egocéntricos del poder, no vaya a ser cosa, que nuevamente nuestra generación al igual que anteriores, se encuentre aplaudiendo en el futuro a un gobernante que hoy detestamos.

País – Debate del presupuesto 2019 en el Senado de la Nación. Votación. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *