Mirá como rompen ¿después quien paga? Parte I

Opinión / Pensamientos

El viejo, de unos setenta y pico de años, se queja frente al televisor de los destrozos en plaza dos congresos.

– mirá como rompen los bancos, después pagamos nosotros todo eso.

– preferís pagar cincuenta bancos o miles de millones de dólares que nunca tocaste – le digo, pero no me escucha.

– si, pero después lo pagamos nosotros – que cosa le pregunto – ¡los bancos que están rompiendo esos negros!

– mirá que el presupuesto que están por aprobar, va a hacer que tengas que pagar cosas mucho mas caras que un par de bancos.

– pero que fácil romper lo que pagamos nosotros.

– bueno pero también están luchando por vos – me estaba cansando.

– ¿y quien carajo les pidió que vayan? ¡mirá! ¡mirá como queman los tachos!

Seguí con los mates mientras veía la histeria crecer en el viejo, no entendía la falta de respeto y las piedras a la policía, además de quejarse de los destrozos por los cascotazos.

– che, los gases y las balas salen mas caras que las piedras, y lo que lastima una bala no tiene precio ni arreglo – por supuesto no me escuchó.

Intentaba que me escuchara, no para que piense igual a mí, tampoco para que sintiera que le gané, o para que me diera la razón, quería solamente que se despertara.

Le expliqué que todo el enojo comenzaba de entrada, con el oficialismo presentando textos incompletos y poco claros, que el gobierno se empeñaba en que el dólar se sostendría a cuarenta pesos y chirolas durante todo el 2019, ¿pero por qué habría que creerle? Si se le escapó estando a veinte, no explican como lo sostendrán a cuarenta; le expliqué que todo era una gran maquinaria de hambre, le conté que iba a subir el transporte.

– no sé de que se quejan, acá en el interior es mucho más caro.

– bueno si, pero en el conurbano te podes tomar fácil cuatro colectivos de ida y lo mismo de vuelta – tampoco me escuchó. Además, le dije que si agregabas la luz y la inflación, que la proyectan al 23% recordándole que este año iba a ser de un ya lejano 15% pero puede llegar a ser tres veces ese número, multiplica entonces 23% por tres y tenés un combo explosivo.

– muy caro, muy caro va a salirnos arreglar la plaza, culpa de estos vagos de mierda.

– ¿qué puede llegar a salir el arreglo, unos 50 millones?

– te parece poco.

– y la verdad que si, en comparación con los miles de millones de dolares en deuda, 50 millones de pesos son solo unos cuantos centavos.

– esto es culpa de los peronchos, siempre atrazando.

– si bueno pero gracias a ellos se mantienen las exenciones vigentes para los empleados públicos.

– y esa boludes, ¿para qué me sirve?

– a bue… – la paciencia se me iba.

Yo quería que entendiera que los daños que miles de personas pueden causar nunca se podrán comparar con las carísimas equivocaciones de un ministro de economía.

– no, no es así, a vos te falta mucho pibe.

En el televisor apareció Máximo.

– ahí lo tenés al chorro este, ¡cambia, cambia! Poneme Pamela a ver que escote tiene.

– pensé que te interesa lo que puede llegar a decir mas que verla por las gomas.

– no seas boludo, que me puede decir esa mina, yo viejito y todo me tomo una azulcita y sabes como le doy.

Se quedó embobado y también embabozado mirando Pamela y su brillante panel; no lo pude sacar de la literalidad que el televisor reflejaba, fracasé al hacerle ver que los derechos se defendían así, que a tipos de corbata la única forma de aflojarlos es demostrándole que todos lo vamos a cazar si nos caga la vida; me interrumpió cuando le estaba contando que el pago de deuda era catorce veces más que el presupuesto de salud.

– ya está, me cansaste, me voy a recorrer las farmacias a ver cuál es más barata, sino, no se de donde sacar para los medicamentos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *